Página principal

Clases

Costes

Profesor

Enlaces

Contactar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© Declan Quigley

 

 

 

 

 

La Técnica Alexander

en el


Centro de Barcelona

 

 

 

 

Qué es la Técnica Alexander?

 

La Técnica Alexander es un método para comprender cómo nos volvemos prisioneros de nuestros hábitos. El "cliente" o "paciente" es un alumno que aprende con un profesor cómo deshacer hábitos nocivos de los que no ha sido muy consciente. La idea principal de la Técnica es hacer consciente al alumno de estos hábitos y brindarle una alternativa que respete la armonía del mecanismo natural del cuerpo. El alumno empieza a darse cuenta de que puede eligir—entre abrirse a una nueva posibilidad o continuar con sus habitos. Al principio puede parecer extraño, pero si se puede interrumpir, por ejemplo, el modo habitual que uno tiene de sentarse, se obligará a observar el siguiente hábito, y el siguiente, y el siguiente.

La idea que cuerpo y mente son inseparables es fundamental en la Técnica. Cada vez que reaccionamos a algun estímulo alrededor de nosotros nuestros pensamientos se expresan en posturas específicas y tensiones musculares, y acabamos por considerar que "nosotros somos así". Como reaccionamos continuamente a nuestro entorno en todo tipo de acciones cotidianes, estas tensiones nos parecen normales e inevitables. Por ejemplo, cuando vamos a hablar, movemos los brazos de una forma particular. O cuando vamos a sentarnos o ponernos a pie, tensamos las piernas de una forma particular. Y así con todo. Estos hábitos están generalmente muy arraigados—como si fueran parte de nosotros—y casi nunca los cuestionamos hasta que empezamos a tener un problema físico.

Desafortunadamente la solución no es tan sencilla como darnos instrucciones para no reaccionar en la forma en que siempre lo hemos hecho. La razón de ésto es muy simple: si intentamos frenar nuestras reacciones normales, nos sentimos incómodos. Nuestros cuerpos se han acostumbrado a adaptarse mal. Además, casi siempre lo intentamos con excesivo esfuerzo, por lo cual sensación de incomodidad incluso se incrementa. No es sorprendente que entonces dejamos de intentar cambiar y volvemos a nuestros viejos hábitos. Sin embargo, un profesor de la Técnica Alexander puede resolver este problema si el alumno coopera.